s

Alienum phaedrum torquatos nec eu, vis detraxitssa periculiser ex, nihil expetendis in mei eis an pericula es aperiri.

Leer más sobre: Dolencias y patologías que afectan a las Extremidades Superiores

Trastornos Musculo-esqueléticos (TME) de las Extremidades Superiores que más demandan rehabilitación y recuperación de movilidad y fuerza son las siguientes:

 

 
Tendinitis del manguito de los rotadores; 

 

La inflamación de los tendones de los músculos del hombro, especialmente del manguito de los rotadores, puede presentarse debido al uso repetitivo de los movimientos de rotación medial, lateral y sobre todo abducción. Esta inflamación ocurre porque la zona por donde trascurren los tendones, es una zona muy estrecha rodeada por huesos, lo que promueve el rozamiento de los tendones con el acromio. Este rozamiento y en algunos casos la compresión, produce la inflamación del tendón. La inflamación crónica puede causar lesiones que provoquen que las estructuras tendinosas
se desgarren y posteriormente se produzca la ruptura del tendón (ruptura del manguito de los rotadores).

 

Una de las causas más frecuentes es la sobrecarga de los tendones
generalmente por movimientos frecuentes de hombro en el ámbito laboral.

 

También lo pueden producir los traumatismos en la zona, artrosis de las articulaciones del hombro y enfermedades reumáticas. Esta es una enfermedad en la cual la anatomía del paciente (espacio subacromial estrecho) puede favorecer su aparición. Posterior al cuadro agudo y tratamiento médico, se recomienda acondicionamiento físico para fortalecer y elongar los músculos del manguito de los rotadores. [/vc_column_text]

Epicondilitis:

 

La Epicondilitis o “codo de tenista” es una lesión por esfuerzo repetitivo en el movimiento depronación-supinación forzada, en la que se inflaman los tendones de los músculos de la cara externa del codo (los músculos extensores de los dedos y la muñeca, y los supinadores del antebrazo) con un origen común (unión) en el Epicóndilo.

 

Esta patología produce dolor, inflamación e hipersensibilidad en la región del Epicóndilo, incrementado por el uso repetido de esta musculatura en las actividades diarias y en cualquier actividad laboral que los solicite.
El dolor suele comenzar después de movimientos forzados o repetidos generalmente ocasionados por una extensión forzada del codo y/o la muñeca junto a una supinación (rotación externa del antebrazo). El dolor puede desaparecer con el reposo pero reaparece
nuevamente después del uso repetido de la extremidad. Si se mantiene la exposición al riesgo, el dolor acaba siendo constante y provoca impotencia
funcional en los movimientos de pronación y supinación.

 

Tras la baja laboral y rehabilitación por Epicondilitis, se recomenienda ejercicios de calentamiento previo y estiramientos terapéuticos de los músculos epicondíleos, así como el uso de epicondilera.

Epitrocleitis:

 

La Epitrocleitis o “codo del golfista” es una lesión por esfuerzo repetitivo en el movimiento de supinación forzada. Los tendones de los músculos del primer plano del antebrazo ventral, que presentan un origen en la Epitróclea (Epicóndilo medial), se inflaman por incremento de la tensión.

 

Produce dolor e inflamación en la región de la Epitróclea, incrementándose al realizar movimientos de prono-supinación. Los síntomas y signos se asocian generalmente con los movimientos repetitivos de supinación forzada. El dolor provoca impotencia funcional, sobre todo en los movimientos de levantamiento de cargas con o sin con supinación forzada.

 

Tras la baja laboral y la rehabilitación por Epitrocleitis, se recomienda ejercicios de movilidad articular y estiramientos terapéuticos de los músculos que se insertan en la epitróclea, así como el uso de epicondilera.

Síndrome del Túnel Carpiano:

 

 

Se produce por la compresión del nervio mediano a su paso por la muñeca a nivel del interior del túnel del carpo. El túnel del carpo es un canal o espacio osteofibroso, formado por los huesos de la primera y segunda fila del carpo (huesos del carpo) y por el retináculo flexor (ligamento transverso del carpo). A través de este canal pasan los tendones de los músculos flexores superficiales y profundos de los dedos y el nervio mediano.

 

La inflamación de los tendones flexores y sus vainas sinoviales respectivas provoca un atrapamiento del nervio mediano  produciendo alteraciones motoras y sensitivas que se manifiestan en la mano.

 

Esta enfermedad suele aparecer con mayor frecuencia en las mujeres, pudiendo afectar hasta a un 8% de ellas, mientras que afecta a tan sólo un 0,6% de los hombres.

 

Los síntomas generalmente comienzan de forma gradual y se manifiesta con alteraciones de la sensibilidad en los territorios del nervio Mediano (1º, 2º y 3er dedo). Estas alteraciones incluyen sensaciones de calor, parestesias (hormigueo), anestesia y dolor en la palma de la mano y los dedos, especialmente del pulgar y de los dedos medio e índice. Otros síntomas
son la pérdida de fuerza de los flexores de los dedos y la imposibilidad de utilizar la pinza pulgar-índice y pulgar-dedo medio. La sintomatología se acentúa en el trabajo o durante la noche.

 

Una vez superada la fase aguda y tras el tratamiento médico que se reduzca el dolor y la inflamación, hay que realizar ejercicios de yoga terapéutico de elongación de la musculatura flexora y fortalecimiento denmusculatura extensora. 

 

 

Ganglión:

 

Un ganglión o quiste sinovial corresponde a una protusión (salida) del líquido sinovial a través de zonas de menor resistencia de la cápsula articular de la muñeca (huesos del carpo) o de las vainas sinoviales de los tendones.

 

El lugar de aparición más frecuente es en el dorso de la mano y de la muñeca (en el 60% de los casos). Es menos frecuente la aparición en las vainas de los tendones extensores y muy ocasionalmente también pueden localizarse en la muñeca por ventral. El ganglión se asemeja a menudo a un globo que contiene líquido sinovial. Cuando los gangliones van creciendo pueden ser dolorosos y el dolor puede incrementarse con el uso constante de la muñeca en los movimientos de flexión. 

 

La practica constante de yoga terapéutico favorece el fortalecimiento de tus manos, muñecas y brazos, con lo que refuerzas la musculatura (vainas fibrosas de la región dorsal de la muñeca) y de capacidad de flexo-extensión de la muñeca.

 

 

HAZNOS TU CONSULTA:

consulta@yogaterapeuticosevilla.es

Consúltenos cuál es tu dolencia o diagnóstico médico, y tras la evaluación de tu caso te propondremos la práctica de yoga que mejor se adapte a tu necesidad concreta