s

Alienum phaedrum torquatos nec eu, vis detraxitssa periculiser ex, nihil expetendis in mei eis an pericula es aperiri.

El diagnóstico de la Fibromialgia

DIAGNÓSTICO DE FIBROMIALGIA

 

La  fibromialgia es un síndrome reumático crónico que afecta a los tejidos fibrosos, como los músculos y tendones y se caracteriza por la presencia de dolor generalizado.

 

El dolor ocasionado por la fibromialgia por lo general consiste en dolor o ardor generalizados. Puede llegar a ser un dolor de pies a cabeza. Su severidad varía de día en día, y puede cambiar de lugar, llegando a ser más severo en aquellas partes del cuerpo que se usan más, (cuello, los hombros, muñecas y manos, y,  tobillos y pies). El dolor puede ser lo suficientemente intenso para interferir con las tareas diarias y ordinarias, produciendo bajas laborales e incapacidad para realizar actividades tan sencillas como cocinar.

 

El dolor es difuso y con frecuencia los síntomas varían según la hora del día, el nivel de actividad, los cambios climáticos, las fluctuaciones hormonales, el estrés, la ansiedad, y muchos otros factores.

 

La persona afectada necesita un apoyo emocional que le ayude a conocer su enfermedad, su cuerpo y sus respuestas al dolor y al cansancio, el manejo de sus emociones y a reorganizar su día a día en función de lo que pueda hacer.

 

El diagnóstico de la Fibromialgia se basa en el cuadro clínico que manifiesta el paciente considerando los siguientes criterios de clasificación:

 

– Dolor generalizado durante, al menos, 3 meses, que afecta a las siguientes áreas del cuerpo: lado derecho e izquierdo, por encima y por debajo de la cintura, y en el esqueleto axial (columna cervical, pared torácica anterior y columna torácica, y la columna lumbar). El dolor al menos debe darse en 3 de los 4 cuadrantes, de los los hemicuerpos derecho e izquierdo y la línea transversal que pasa por la cintura y separa la mitad superior e inferior del cuerpo.

 

 

– Dolor a la presión de, al menos, 11 de los 18 puntos (nueve pares):

 

  • Occipucio: en las inserciones de los músculos suboccipitales (entre apófisis mastoide y protuberancia occipital externa).

• Cervical bajo: en la cara anterior de los espacios intertransversos a la altura de C5-C7.

• Trapecio: en el punto medio del borde posterior.

• Supraespinoso: en sus orígenes, por encima de la espina de la escápula, cerca de su borde medial.

• Segunda costilla: en la unión osteocondral.

• Epicóndilo: distal a 2 cm y lateralmente al epicóndilo.

• Glúteo: en el cuadrante supero-externo de la nalga.

• Trocánter mayor: en la parte posterior de la prominencia trocantérea.

• Rodilla: en la almohadilla grasa medial próxima a la línea articular.

HAZNOS TU CONSULTA:

consulta@yogaterapeuticosevilla.es

Consúltenos cuál es tu dolencia o diagnóstico médico, y tras la evaluación de tu caso te propondremos la práctica de yoga que mejor se adapte a tu necesidad concreta.