s

Alienum phaedrum torquatos nec eu, vis detraxitssa periculiser ex, nihil expetendis in mei eis an pericula es aperiri.

Leer más sobre: Hipercifosis – Hiperlordosis y Rectificación de la Columna Vertebral

“La correcta alineación y postura corporal sólo será posible cuando el mecanismo completo de funcionamiento del cuerpo esté bajo control”.

 

La Hipercifosis  disminuye con la Práctica de Yoga Terapéutico:

Etimológicamente, «hipercifosis» proviene del griego y significa: ‘hypér-’ (en exceso, más que), ‘kypho-’ (encorvado) y ‘-sis’ (enfermedad, afección). Se define como una la acentuación de la curvatura de la región torácica de la columna vertebral. Externamente se aprecia un arqueamiento pronunciado de la zona media/alta de la espalda pudiéndose llegar al extremo de desarrollar lo que popularmente se conoce como «giba» o «joroba»

Los factores principales que afectan a la hipercifosis son:

  • Posturas incorrectas mantenidas en el tiempo
  • Fracturas por debilidad de las vértebras
  • Los estados emocionales
  • El modo en qué nos colocamos de pie y la acción de la gravedad
  • El estrés
  • Las tensiones viscerofasciales
  • Las cicatrices, ect

Los síntomas principales en la hipercifosis dorsal son:

  • Dolor irradiado a ligamentos
  • Dolor por afectación de los discos intervertebrales dorsales.
  • Dolor por sobreesfuerzo muscular
  • Dolor irradiado a otras regiones como parte lateral de la caja torácica

La hipercifosis mejora con la práctica de yoga terapéutico a través de:

  • La reeducación postural
  • Mejora del apoyo podal y equilibrio
  • Fortalecimiento de la musculatura paravertebral dorsal
  • Ejercicios respiratorios
  • Estiramientos musculares y viscerofasciales

 

Hiperlordosis y Rectificación lumbar:

 

Aunque no hay una unificación de criterios entre autores, se considera hiperlordosis cuando la curvatura supera los 60-70º de angulación y rectificación cuando la curvatura es inferior a los 20º (ángulos medidos en radiografía entre las superficies superiores de los cuerpos vertebrales de L-1 y S-1). Así pues, hay un margen de unos 40º (entre los 20º y los 60º) en los que la columna lumbar se sitúa en los límites fisiológicos que facilitan su adecuado funcionamiento.

La hiperlordosis lumbar parece ser una afección más relevante que la rectificación lumbar pero hay que considerar el elevado número de personas que tienen su curvatura lumbar rectificada. Además, la rectificación tiene un mayor alcance patológico que la hiperlordosis ya que no sólo afecta al disco, también a las articulaciones posteriores. La rectificación lumbar lleva implícita la compresión y reducción del grosor discal (las dos vértebras que comparten el disco se acercan) comprimiendo las articulaciones interapofisarias y fomentando su degeneración.

La hiperlordosis está relacionado con el sedentarismo, con la arquitectura de las piernas (valgo) y, en menor medida, con alteraciones morfológicas congénitas o adquiridas. Con el yoga terapéutico realizamos posturas y ejercicios para liberar la pelvis y la columna lumbar, tonificar la musculatura abdominal y glútea para afianzar una posición más equilibrada de estas estructuras.

La rectificación lumbar es debida, en gran medida, al acortamiento de la musculatura isquiotibial y a la adaptación que hacen las vértebras lumbares (se vuelven rígidas en flexión) al sentarnos en retroversión (sentarnos sobre el sacro y no sobre los isquiones).

El yoga terapéutico vamos a enfocarlo en la corrección del los hábitos posturales perjudiciales, estiramiento la musculatura isquiotibial, tonificación de la musculatura abdominal y ejercicios de flexibilización hacia la extensión de la columna para reducir las cargas sobre las articulaciones interapofisarias.

 

Te recomendamos leer nuestro apartado web: Sedentarismo y Dolor postural.

Tambien el apartados de Hernias Discales.

 

HAZNOS TU CONSULTA DE YOGA TERAPÉUTICO

 

Consúltenos cuál es tu dolencia o diagnóstico médico, y tras la evaluación de tu caso te propondremos la práctica que mejor se adapte a tu necesidad concreta.